Magda Cubel | Cómo se relacionan los adolescentes en la actualidad
Realmente son tan diferentes los comportamientos de la adolescencia de los adultos de 50 años y los adolescentes de hoy en día? Este artículo explica que en el fondo lo que se hacia y se hace es lo mismo, adaptado al contexto que había entonces y el que hay ahora. Los padres se angustian y quieren proteger y los hijos quieren divertirse, probar cosas nuevas y aprender de sus errores.
adolescentes, hijos, padres, familia, redes sociales, errores, jóvenes
1132
post-template-default,single,single-post,postid-1132,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Como se relacionan los adolescentes en la actualidad.

Hace unos días mi compañero Raül P Naya, psicólogo experto en adolescentes y sus familias, escribió un artículo relacionado con como se relacionan los adolescentes de hoy en día, comparados con los de hace algunos años. Creo que es una reflexión estupenda y por ello y bajo su consentimiento os cuento aquí lo que ha concluido él.

Hablaba con unos amigos sobre su hija adolescentes y las redes sociales, y me contaban que su hija tenia muchas amistades, pero dudaban de la calidad de las mismas. Me explicaban, como para ellos, la manera en que se relacionan los jóvenes de hoy en día, incluía una falta de compromiso con los otros y riesgos innecesarios, al no saber en muchas ocasiones con quien hablan.

Pero cuando las conversaciones se alargan, a veces nos dan permiso para recordarnos a nosotros mismos en aquella edad. Así coincidíamos los tres, que en nuestra adolescencia había llegado el momento de la vida en la que más gente habíamos conocido: amigos del pueble, de clase, del bar o de donde quedabas después del instituto, o de la discoteca… y los amigos de los amigos, que también eran nuestro amigos. Pero para mis amigos, lo que hacíamos no tiene que ver con lo que hoy en día son las redes sociales, donde en un solo clic puedes ponerte a hablar con gente a la que no has visto nunca. Y es que los tres coincidíamos en que hoy en día, muchos jóvenes solamente se conocen por las fotos de los perfiles, y se piden amistad, y después hablan y algunos acaban quedando con desconocidos, y eso para mis amigos, no es nada seguro.

Pero puestos a recordar, y con un poco de ironía, yo les decía que los tres teníamos anécdotas en las que habíamos estado en las fiestas de algún pueblo, habíamos hablado con gente desconocida y para nosotros ahora eran recuerdos divertidísimos. Recuerdo hacer autostop para volver a casa, y no pensar nunca si había riesgo.

Claro, ellos seguían diciendo, “era otra época” y nosotros “controlábamos”, y el que conducía “tampoco había bebido”, o lo hacíamos diferente porque teníamos otra edad que no es la de ahora.

Y es que, bien pensado, lo que hacen hoy en día los jóvenes que tanto nos preocupa, hasta cierto punto, se parece a los que mis amigos y yo hacíamos cuando éramos jóvenes, con la diferencia que ahora pueden hacerlo con el pijama puesto: conocen gente, discuten y se dejan de hablar, hacen las paces, hablan mal del que no está, cuentan aventuras que les pasan, hacen bromas, comentan series de youtubers… y siempre que pueden, ligan.
Si lo tengo que resumir diría que los adolescentes continua haciendo cosas que los adultos un día hicieron: esconderse de los adultos, conocer mucha gente, probar aquello que se les ha prohibido, salir fuera de la zona de control, … y los adultos continuamos haciendo lo que ya hacían nuestros padres: proteger a los hijos y así ahorrar problemas. Pero la adolescencia consiste justo en eso, en equivocarse y aprender de los errores, y las redes sociales son solamente el sitio  donde ahora se hace, igual que antes se hacía en la calle.

Así que, es buena señal que a mis amigos no les guste lo que hace su hija adolescente, ya que quiere decir que ellos están haciendo lo que les corresponde como padres, y ella lo que le corresponde como hija.”

Creo que Raül describe perfectamente los miedos de los padres y las necesidades de los hijos en esta etapa tan chula o divertida para unos y tan angustiante para los otros. Poder establecer una comunicación, confianza y respeto bidireccional podrían ser herramientas que facilitaran el paso por esta etapa.
Adaptado de Raül  P Naya.
Texto original en “raulpereznaya.blogspot.com”
Magdalena Cubel Alarcón
Psicóloga Clínica Valencia – Benimaclet
No Comments

Post a Comment