Magda Cubel | ¿Quién habla con nuestro niño interior?
Nuestro sistema interno esta formado por algunas partes que tienen discursos entre ellas, en función del trato que recibimos de nuestros cuidadores. En función de quien dirige el discurso la persona se siente mas o menos segura .
niño interior, trauma, partes, negligencia, maltrato, abuso, dialogo interno, apego
1249
post-template-default,single,single-post,postid-1249,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

¿Quién habla con nuestro niño interior?

Leyendo un post de Gorka Saitua no puedo dejar de reflejar aquello que él expresa tan brillantemente cuando hablamos de nuestro niño interior.

El sugiere que dentro de nosotros tenemos un sistema, formado por un Troll, un niño y un Sabio y que los tres se relacionan entre sí, según la situación.

El niño siente y expresa sus necesidades sin ningún tipo de filtro. El Troll es la parte que nos protege a través de la culpa, y nace de los sentimientos que han generado en nosotros las personas que nos han cuidado. Y el Sabio es la parte racional que explica todo lo que nos pasa.

Si ese niño ha sufrido negligencia y sus necesidades no han sido satisfechas, invertirá mucha energía para conseguir los cuidados que le han faltado. Se sentirá desamparado y solo en un mundo peligroso. Tendrá un Troll muy grande que lo habrá tenido que proteger de los que no lo cuidaban con frases como «esfuérzate, haz las cosas bien, no eres lo suficientemente bueno, …», y su Sabio será pequeño porque el Troll no le habrá dejado espacio, tendrá miedo de intervenir ante el Troll y enfadarlo.

Los tres se relacionan a través de un diálogo interno, donde el niño y el Troll suelen discutir y el sabio no participará por miedo a empeorar las cosas. El niño se hará chiquitín y se sentirá inútil y recordará otros momentos en los que se sintió incompetente.

Cuando aparece este diálogo interior, incrementa el estrés del sistema y la persona siente que no tiene el control.

Es importante que los terapeutas puedan distinguir las partes internas que se conectan en los pacientes, cual es su función y/o su necesidad y cómo les afecta, para podernos relacionar con ellos.

El niño (interior) necesitará reconocimiento a sus necesidades. Necesitará sentirse sentido para poder ver que el mundo no es tan peligroso.

El Troll necesitará sentir el agradecimiento  por su función protectora en aquellas situaciones que nadie más los protegió. Y habrá que explicarle que ahora ya no son necesarias sus estrategias, porque la persona tiene otros recursos, por lo que puede descansar.

Y el Sabio tiene que sentir que el niño (interior) está tranquilo y que el troll está descansando y observar qué pasa cuando se utilizan otras estrategias diferentes, valorando las decisiones que mejoran la calidad de vida del sistema, sin que el niño y el rol discutan.

Conseguir la paz en el sistema, será uno de los objetivos a conseguir en terapia.

(Adaptado de Educación Familiar)

Magda Cubel Alarcón

Psicóloga Clínica Valencia – Benimaclet

Centro psicológico MCA

Tags:
No Comments

Post a Comment