Magda Cubel | Lo que somos hoy es fruto de lo que hemos vivido
Haber sido atendido o no por nuestros cuidadores en la infancia va a marcar nuestro comportamiento en la edad adulta. Si no hemos sido bien atendidos a nivel emocional es posible que nos encontremos con miedo al abandono, a la injusticia, al rechazo a la traición y que no podamos volver a confiar.
hijos, padres, seguridad, inseguridad, abandono, negligencia, injusticia, desaprobación, crítica, exigencia, incapacidad, peligro, cuidador, confianza, herida emocional
1077
post-template-default,single,single-post,postid-1077,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Lo que somos hoy es fruto de lo que hemos vivido

Todos tenemos una infancia y todos hemos tenido unos padres. En función de cómo nos han visto y atendido nuestros padres en los primeros años de vida vamos a darle sentido al mundo y a como relacionarnos con él; vamos a sentirnos más seguros para poder explorar, o por el contrario vamos a sentirnos más perdidos e inseguros.

Dicha inseguridad puede ser fruto de alguna herida emocional; de alguna experiencia dolorosa de la infancia que va a influir en cómo nos veremos a nosotros mismos, como veremos el mundo y definirá quiénes somos y cómo afrontaremos las adversidades.

A la base de dichas heridas pueden haber algunos de estos miedos:

1.- miedo al abandono

2.- miedo al rechazo

3.- miedo a la traición

4.- miedo a confiar

5.- miedo a la injusticia.

Ningún niño está preparado para no ser atendido cuando se siente en peligro. Sentirse protegido por su cuidador es lo que le hace sentirse seguro y lo que le permite seguir relacionandose con el mundo y poder sobrevivir. Pero no todos los cuidadores están en condiciones de poder atender las necesidades del bebé y sin ser conscientes, al no responder con rapidez a dichas necesidades, pueden hacer que el bebé se sienta abandonado.

Un niño que se sintió poco atendido en la infancia va a tener un gran miedo al abandono, a la soledad y al rechazo en la edad adulta, y esto le repercutirá en sus relaciones con sus iguales y también con sus parejas.

Si los cuidadores no son sensibles y rechazan el comportamiento del niño, este crecerá con la sensación de que no es lo suficientemente bueno y de que no está a la altura de las circunstancias. Intentará obtener el reconocimiento de sus cuidadores por todos los medios, y tendrá la sensación de ser “malo” y no merecerse nada.

La desaprobación y la crítica tampoco ayuda a que un niño se sienta válido, y es muy probable que sentirse incapaz le lleve a comportarse de forma dependiente.

La exigencia excesiva por parte de los cuidadores genera sentimientos de ineficacia y de inutilidad; “todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es estúpido e incapaz” y esto le generará dificultades para tomar decisiones.

Estas características hacen que al llegar a la edad adulta podamos tener ciertas dificultades en las distintas áreas de nuestra vida. Será misión del terapeuta poder acompañarle a bucear en su historia y averiguar con él,  qué experiencias vivió que le han podido llevar a sentir y a estar como lo hace en la actualidad, para poder entender, poder aceptar y poder decidir si hay algún mecanismo que le fue útil en el pasado que quiera modificar para afrontar el presente.

Magdalena Cubel Alarcón

Psicóloga Clínica Valencia (Benimaclet)


 

Tags:
No Comments

Post a Comment